-->

Inseminación Artificial

La inseminación artificial (IA) es una técnica de reproducción asistida que  consiste en introducir los espermatozoides en el útero de la mujer controlando la ovulación con medicación hormonal para aumentar la probabilidad de embarazo.

Se trata de un procedimiento sencillo que se realiza en la consulta ginecológica habitual. No requiere de anestesia, ya que simplemente hay que introducir una cánula de inseminación, lo cual no resulta doloroso.

El proceso de inseminación artificial incluye las etapas de estimulación, recogida del semen, procesado en el laboratorio e inseminación.

Estimulación de la ovulación.
La estimulación de la ovulación se realiza mediante inyecciones que contienen hormonas gonadotropinas en pequeñas dosis. Aunque la mujer no tenga ningún problema de fertilidad es poco común hacer una IA sin estimulación ovarica, ya que la administración de la medicación permite:
 Tener el ciclo ovárico controlado: mediante ecografía transvaginal y análisis de estradiol en sangre se puede controlar la maduración folicular durante la estimulación para hacer la IA en el momento de la ovulación, que será cuando haya mayor posibilidad de embarazo.

 Aumentar las posibilidades de éxito, facilitando la probabilidad de que el espermatozoide se encuentre con el óvulo.
En caso de desarrollar demasiados folículos la probabilidad embarazo múltiple aumenta. Por ello, la finalidad de administrar una dosis baja de medicación es que maduren uno o dos folículos.

Recogida y preparación del semen
Para este segundo paso es muy importante tener en cuenta la abstinencia sexual del hombre. Se recomienda un periodo de entre 3 y 5 días de abstinencia sexual antes de la masturbación que se lleva a cabo para la recogida de semen.
Una vez obtenida la muestra de la pareja, se procesa en el laboratorio para seleccionar los espermatozoides con mejor movilidad y morfología, que son los que se van a utilizar en la inseminación. En caso de que se vaya a utilizar el semen de un donante la muestra se encuentra congelada, por lo que el personal de laboratorio la descongelará para poder hacer la inseminación.

Inseminación
Unas horas antes de depositar el semen en el útero de la mujer a través de la cánula de inseminación, se inyecta la hormona hCG a la paciente para provocar la ovulación, de tal manera que cuando el ovocito salga del folículo el semen esté ya esperando.

Dependiendo del procedimiento que vayamos a seguir se inyectará la hormona hCG en un momento u otro:
 Inseminación doble o en dos días: se administra la hormona hCG 24 horas antes de depositar el semen y tras 24 horas de esta primera inseminación, se realiza una segunda. Esto es, se producen dos inseminaciones, una a las 24 horas de la hCG y otra a las 48 horas de haber puesto esta inyección de hormona.
 Inseminación única o en un solo día: se administra la hormona hCG cuando se observa ecográficamente la maduración ovárica y a las 34-36 horas se procede a la deposición de la muestra seminal.

Es importante tener en cuenta que se va contra reloj una vez ocurre la ovulación, ya que el óvulo tiene una supervivencia de 24 horas una vez ha salido del ovario. En cambio, los espermatozoides sobreviven en el interior del aparato reproductor femenino de 3 a 5 días.

La inseminación propiamente dicha consiste en introducir una cánula hasta el interior del útero, con la que se depositan los espermatozoides de mayor calidad a la espera de que lleguen hasta el óvulo y ocurra la fecundación.

Después de la inseminación
Habitualmente se deja a la mujer en reposo durante 15-30 minutos tras la inseminación. Pasado este tiempo puede abandonar la clínica y continuar con su vida habitual, aunque se recomienda llevar una vida tranquila sin esfuerzos excesivos ni alteraciones.

Tras una o dos semanas, se realizará el análisis sanguíneo de la hormona beta-hCG que determinará si ha habido o no implantación y por tanto si la inseminación ha sido efectiva y ha conseguido su objetivo: el embarazo.

En caso de un resultado del test de embarazo negativo, se puede volver a realizar la inseminación artificial modificando la pauta de estimulación o controlando mejor el momento de la ovulación.

La mujer puede empezar un nuevo ciclo de inseminación artificial de forma consecutiva o puede dejar el siguiente intento para más adelante, no se ve afectada la probabilidad de embarazo por espaciar los intentos.

Dra. Griselda María Ramírez de Matamoros

Gineco - Obstetra y Embrióloga.
Master en reproduccion humana.
Tel. 2102-6502
Cel. 7140-0112

Latest posts by Dra. Griselda María Ramírez de Matamoros (see all)

Subscribase a nuestra Lista de Correos

Subscribase a nuestra Lista de Correos

Incluyase en nuestra lista de correos de vida saludable para recibir notificaciones y noticias en su correo lectronico.

Gracias pos incluirse

Share This
-->